Metodología para dar y recibir feedback

13.605 views

Feedback es un término de origen anglosajón que significa “retroalimentación” y constituye una de las herramientas de la comunicación efectiva, utilizada para mejorar las relaciones humanas en el trabajo, a través de la modificación o el refuerzo de las conductas en las personas. Se hace conveniente dominar la metodología para dar y recibir feedback.

El feedback en el medio laboral es una forma de comunicación, donde el individuo emisor (directivo o jefe) está informando a quien lo recibe acerca del desempeño, comportamiento o grado de efectividad que este último ha tenido y/o debe de tener en una tarea o gestión realizada.

El feedback busca del individuo receptor (trabajador o colaborador) la modificación de su conducta, así como mantener, incrementar y potenciar los puntos fuertes, y establecer las áreas de mejoras de los puntos débiles que lo precisen.

Feedback también es aprendizaje, porque se produce a través de los mensajes que devuelven los individuos receptores de un entorno, sobre las acciones y actitudes que se tienen con ellos.

En el feedback cada mensaje que se emite, debe buscar el “aprendizaje mutuo” a través de las respuestas que emiten los individuos que se comunican: emisor y receptor.

Metodología para dar y recibir feedback 
  • Conocer los objetivos del colaborador y haber observado previamente algunos aspectos que ayuden al otro a mejorar su efectividad.

  • Crear un contexto de escucha y aprendizaje. Una conversación de feedback es efectiva si quienes la practican aprenden algo del proceso. Ambos deben estar abiertos al aprendizaje.

  • Verificar si el colaborador está dispuesto a escuchar y aprender en el tema a tratar. Todo el proceso es inútil si el otro no está dispuesto a escuchar.

  • Especificar sobre qué aspectos o temas se dará feedback. Es imprescindible tener previamente una lista que aúne los objetivos que el colaborador se propuso, con las habilidades que debería considerar o mejorar.

  • Sobre cada punto, invitar al otro a abrir una conversación sinérgica sobre nuevas posibilidades de acción, la cual tendrá más oportunidades de centrarse en lo que se quiere producir y escapar de las típicas explicaciones de actuaciones pasadas. 

  • Abrir la posibilidad a realizar peticiones y ofrecimientos entre ambos.

  • En la despedida, es interesante analizar conjuntamente que ocurrió durante el feedback. Es fundamental que ambas personas no se dejen “nada en el tintero”, que pudiera convertirse en un obstáculo en el futuro.

Ahora conviene practicar, porque la práctica hace al maestro.

Metodología para dar y recibir feedback

Los comentarios están cerrados.