Creer en uno mismo para conseguir los objetivos

Cuando una persona comienza un nuevo proyecto, debe creer que es capaz de lograrlo. Desde el momento que alguien comienza a trabajar en una meta, es porque considera que es posible su ejecución. Esto es un razonamiento lógico, pero entonces nos enfrentamos a la pregunta ¿por qué tan pocas personas consiguen sus objetivos? No existe una respuesta única, pero la estructuración de la meta y el convencimiento interno juegan un papel crucial.

El logro de metas tiene una razón mucho más profunda que el optimismo de la mente consciente. Cuando a las personas se les hacen preguntas sobre sus deseos, es posible que respondan con excesiva facilidad. Dirán que sí, que desean esto o aquello, pero interiormente hay una serie de barreras y creencias limitantes que les impiden actuar con energía y firmeza, para vencer los obstáculos que los separan del objetivo.

La confianza en uno mismo juega un papel esencial para lograr lo que se desea, pero no debe entenderse la confianza en uno mismo como una idea vaga, superficial o abstracta, que no puede definirse. La confianza en uno mismo es un estado anímico de la persona, es una condición del ser, es una energía que invade al individuo a fin de que crea en algo con tanta fuerza, que sea capaz de modificar el entorno para que se cumplan sus expectativas internas.

El convencimiento interno tiene un extraordinario poder. Para llegar a él, podemos utilizar las siguientes estrategias:
  • Acciones continuas: La frase “la práctica hace al maestro” es innegable, en la medida que pongamos todo de nuestro esfuerzo por lograr algo, entonces nos iremos convenciendo más fuertemente de nuestra idea. Las acciones continuas provocan que se venzan muchos obstáculos.

  • Romper paradigmas: Quizás esta sea la tarea más compleja que pueda existir. Decía Albert Einstein “es más fácil separar un átomo que romper un paradigma”. Se debe a que la mente humana siempre se apega a lo conocido y teme los cambios. Somos seres de hábitos, entonces estos hábitos se arraigan en la persona y provoca que muchas ideas sean difíciles de modificar. Como estos hábitos han sido alimentados durante años, la preparación mental juega un papel importante. Hay que insistir en el nuevo mapa mental y con perseverancia se deshará el paradigma.

El hecho de creer en nosotros mismos va mucho más allá que una sola afirmación o la expresión de una idea, es en realidad un proceso sistemático que lleva su tiempo y para el cual es necesario estar totalmente preparado.

Las oportunidades surgen para quienes las buscan y pueden responder ante ellas, el mundo tiene infinitas posibilidades de éxito, pero se requiere preparación para traerlas a nuestra vida.

Creer en uno mismo para conseguir los objetivos

Los comentarios están cerrados.